martes, 9 de octubre de 2012

TRATAMIENTO DE LA DEPRESION LEVE, GRAVE O MAYOR EN HOSPITALET, BARCELONA


1. Síntomas de la depresión
2. Principales cambios biológicos en la depresión
3. Cómo superar una depresión

1. SÍNTOMAS DE LA DEPRESIÓN

La sintomatología depresiva, sea en el caso de una depresión leve, grave o mayor, no es exactamente la misma en todas las personas. Los síntomas son específicos no solo de la persona en particular, sino también del momento del ciclo de vida en el que aparece la depresión. Por supuesto, también de las circunstancias personales, físicas o somáticas, psicológicas, familiares y sociales que le rodean. Cada depresión es única, pero aun así hay rasgos que nos permiten a los profesionales poder hacer un diagnóstico objetivo de la enfermedad (Psychiatric Disorders. Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, DSM-IV).

Entre los síntomas de una depresión, observamos que el paciente manifiesta que tiene sentimientos de tristeza excesivos, llora con frecuencia, se siente irritable, todo le molesta. Expresa tener sentimientos de inutilidad o sentimientos de culpa, que son excesivos e inapropiados, y que incluso pueden ser delirantes.

La persona que padece una depresión se queja de que no siente satisfacción o placer en las actividades que realiza, anhedonia. También se queja de falta de interés o motivación, desidia. Por este motivo, la persona con depresión siente que todo requiere un gran esfuerzo, incluso a veces le cuesta llevar a cabo las actividades cotidianas más sencillas. El cansancio y la pérdida de energía le acompañan la mayor parte del día. El rendimiento de la persona en todos los aspectos se encuentra disminuido. Esto lleva con frecuencia a un deterioro significativo en el ámbito laboral, social y personal.

Son recurrentes los pensamientos negativos, que pueden llegar a la obsesión y, en ocasiones, la persona puede desarrollar temores de que va a ocurrir algo malo o catastrófico. Hay una gran negatividad en la forma de pensar del paciente depresivo. La persona con depresión siente una gran desesperanza.

La depresión puede ir acompañada de una pérdida o aumento de peso importante. El paciente explica que se le cierra el estómago y apenas come, o por el contrario, que tiene obsesión por la comida, y que come de forma descontrolada y compulsiva.

Muchas veces, la persona que padece depresión también tiene síntomas de ansiedad, tiene dificultades para concentrarse o para tomar decisiones. También puede observarse una clara lentitud en el procesamiento mental y en la actividad psicomotora, mientras que hay casos en los que se puede verse al paciente ansioso, y que tiene estrés mental y agitación psicomotora.

Muy frecuentemente, se observan alteraciones del sueño como insomnio, el paciente no duerme bien, duerme pocas horas, se despierta muy a menudo. Aunque también hay pacientes depresivos que tienen hipersomnia. En estos casos, la persona siente la necesidad de dormir mucho más tiempo del habitual.

Por supuesto, se tienen que descartar otros orígenes que pudieran dar un error en el diagnóstico de la depresión, que podrían ser otras enfermedades mentales graves, como un trastorno maníaco-despresivo, algunas manifestaciones patológicas de la esquizofrenia, psicosis, o un posible consumo de drogas, o bien la existencia de un duelo o que el paciente padezca alguna enfermedad física, cuyos cambios hormonales favorezcan la aparición de sintomatología depresiva como podría ser, por ejemplo, algunas enfermedades de tiroides.


2. PRINCIPALES CAMBIOS BIOLÓGICOS EN LA DEPRESIÓN

Todos estos síntomas son un reflejo de alteraciones o disfunciones fisiológicas y bioquímicas que ocurren en el cerebro y en el cuerpo del paciente. Este tipo de cambios asociados a la depresión son muchos y muy complejos, y en su mayor parte, aún desconocidos. Se trata un frente de investigación, en el que todavía queda mucho por descubrir. No obstante, también es verdad que se han hecho importantes hallazgos, que han ayudado muchísimo a avanzar en el tratamiento de la depresión, especialmente desde el punto de vista farmacológico. La medicación, sobre todo en el caso de las depresiones más graves, es extremadamente útil.

Se sabe que el paciente con depresión tiene los niveles de algunos neurotransmisores cerebrales disminuidos, principalmente la serotonina y la noradrenalina o norepinefrina. Una disminución en la actividad de las neuronas generadoras de serotonina parece ser principal, cosa que daría explicación a gran parte de los síntomas relacionados con la depresión, y asimismo justificaría la gran efectividad de los fármacos reguladores de esta disfunción.
La actividad del eje hipotalámico-hipofisiario-adrenal también se encuentra alterada, cosa que tiene gran repercusión tanto en el sistema nervioso central, SNC, como en el sistema nervioso periférico, SNP. Entre las consecuencias más destacables, se hallan importantes disfunciones en los niveles de cortisol, endorfinas, adrenalina y noradrenalina.

También se sabe que los niveles de cortisol sanguíneo se encuentran aumentados de manera continuada. Este hecho tiene efectos negativos en el funcionamiento de los circuitos neuronales serotoninérgicos y noradrenérgicos, así como en la secrección de algunas hormonas cerebrales, que por su parte, al igual que el cortisol tienen efectos generales sobre el organismo.

En circunstancias normales, el cortisol es segregado por las glándulas suprarrenales como respuesta frente al estrés. Este aumento generado debiera volver a disminuir después de haberse eliminado el estímulo estresante. Como esta vuelta a la normalidad no ocurre en la depresión, el cerebro no es capaz de funcionar de manera adaptativa.

Se ha detectado que en los estados depresivos hay un mal funcionamiento en la liberación de endorfinas y encefalinas, que son substancias relacionadas con la percepción de las sensaciones de placer y el umbral del dolor. La persona siente menos placer y se hace más sensible al dolor, tanto físico como psicológico. Estas substancias se generan en diferentes puntos del sistema límbico cerebral y en la glándula pituitaria, y se difunden por la sangre como hormonas.

La interconexión de las diferentes zonas del cerebro, efectos sinérgicos y efectos inhibitorios entre los distintos centros neuronales explican por qué se debe considerar la depresión como una enfermedad en la que está implicado todo el cerebro, y que tiene consecuencias en el estado general de salud del individuo.


3. CÓMO SUPERAR UNA DEPRESIÓN

El mejor tratamiento de la depresión es la psicoterapia. No obstante, cuando la gravedad de la depresión lo requiere, entonces debe añadirse también la medicación adecuada para el paciente. En estos casos, la estrecha colaboración entre psiquiatra y psicólogo es fundamental. No todos los antidepresivos van bien para todas las personas. Cada caso particular requiere un estudio y tratamiento farmacológico específico.

Por lo que se refiere al tratamiento psicológico, existen muchos tipos de psicoterapia, aunque se pueden considerar todas ellas derivadas en mayor o menor grado de tres líneas principales, las psicoterapias Humanista, Psicoanalítica y Cognitiva-conductual. Un tipo concreto de psicoterapia puede dar mejores resultados que otro en función del paciente y también en función del tipo de depresión que manifieste. Para una mayor comprensión de las características y diferencias principales entre las distintas clases de psicoterapia, el lector puede remitirse al siguiente artículo:
Psicoterapias en el Psicoanálisis, Psicología Humanista y Psicología Cognitiva-Conductual, Hospitalet, Barcelona

En nuestro Centro de Psicología de L'Hospitalet de Llobregat, Barcelona, ofrecemos servicio para el tratamiento de la depresión, depresión leve y depresión grave o mayor. Mejoría inmediata, rápida curación para todo tipo de depresiones. Para más información, visite nuestra web http://dra-angelahernandez.com/

Si necesita ayuda psicológica y busca un psicólogo para superar una depresión, nos encontramos muy cerca de Esplugues, Cornellà, El Prat, Sant Joan Despí, Sant Just Desvern, el barrio de Sants, alrededores de la Pza. España, etc.